Una niñita palestina habla de aniquilar judíos…o no??

Traducción de un artículo de Brian Whitaker publicado en “The Guardian” en el 2007 acerca del MEMRI y sus “traducciones”.
_______________________________________________

El “instituto de investigación” MEMRI, que se especializa en la traducción al Inglés de parte de los medios de comunicación árabes, ha emitido un video de un programa de televisión para niños de Hamas en el que una niña palestina hablaba de convertirse en una terrorista suicida y aniquilar Judíos.

MEMRI – descrito por el columnista del The New York Times Thomas Friedman, como “inestimable” -suministra traducciones de forma gratuita a periodistas, políticos y otros, particularmente en los EE.UU.

Aunque Memri dice ser “independiente” y sostiene que no ” toma partido”, está dirigido por Yigal Carmon, un ex coronel de la inteligencia militar israelí. El socio de Carmon en la creación de MEMRI fué Meyrav Wurmser, que en 1996 fue uno de los autores del infame ” Clean Break “, documento que proponía redibujar el entorno estratégico israelí” “en el Oriente Medio, comenzando con el derrocamiento de Saddam Hussein.

En el video de Hamas traducido por MEMRI, un personaje parecido a Mickey Mouse le pregunta a una joven qué va a hacer “por el bien de al-Aqsa”. Aparentemente tratando de forzar una respuesta rápida, el ratón hace un gesto disparar y dice “yo voy a disparar”.

La niña dice: “Voy a hacer un dibujo.”

La traducción de MEMRI ignora esta observación y en su lugar traduce a la niña (erróneamente) diciendo: “Voy a disparar.”

Presionada por el ratón: “¿Qué vamos a hacer?” – La muchacha responde en árabe: “nqawim Bidna”. La traducción normal de esto sería “Vamos a (o queremos) resistir”. Pero la traducción de MEMRI le da un enfoque más agresivo: “Queremos luchar.”

El ratón continúa: “¿Entonces qué?”
De acuerdo a MEMRI, la niña responde: “Vamos a aniquilar a los Judíos”.

La calidad del sonido en el vídeo no es muy buena, pero lo he escuchado varias veces (al igual que un número de hablantes nativos de árabe) y no podemos escuchar ninguna palabra que pudiera corresponder a “aniquilar”.

Lo que la niña parece decir es: “Bitokhoona al-yahood” – “Los Judíos nos dispararán” o “Los Judíos nos están disparando”.

Esto va inmediatamente seguido de una nueva instigación – “Vamos a defender al-Aqsa con nuestra alma y nuestra sangre, ¿no?”

Una vez más, la respuesta de la niña no está muy clara, pero es: “Me convertiré en un mártir” o “Vamos a convertirnos en mártires”.

En el contexto de la conversación, y en consonancia con el uso normal del árabe-islámico, el martirio podría significar simplemente ser asesinado por disparos de los israelíes. Sin embargo, la traducción de MEMRI de la frase – “Me convertiré en mártir” se convierte en una acción deliberada por parte de la niña, y en ese momento, el coronel Carmon afirma que se trata de terroristas suicidas.

El resultado de todo esto es cambiar una conversación sobre la resistencia y el sacrificio en una imagen de la provocación y una aparentemente inmotivada agresión por parte de los palestinos. Pero ¿por qué exagerar el contenido de esta manera? El uso de la TV infantil de Hamas con fines propagandísticos es claramente despreciable, como la BBC , el Guardian y otros han señalado, sin necesidad de exagerar su contenido.

Entre los engañados por la “traducción” de MEMRI estaba Glenn Beck de la CNN, que había planeado emitirlo en su programa de radio, hasta que su productor le ordenó que lo dejara. Beck informó a los oyentes de que el departamento árabe de la CNN había encontrado graves errores en el.

En lugar de difundir la cinta, Beck invitó a Carmon al programa dándole una plataforma para denunciar al departamento de la CNN, y en particular para acusar a alguien de su personal, Octavia Nasr, de ignorar la lengua.

Carmon relató una conversación telefónica que había mantenido con la Srta. Nasr:

Refiriéndose a la frase (según la traducción de MEMRI): “Vamos a … vamos a aniquilar a los Judíos” ella dijo; “Bueno, nuestros traductores entienden otra cosa. Ellos oyen ‘Los Judíos nos están disparando’”.

Yo le dije: “Sabes, Octavia, has cambiado el orden de las palabras”. Incluso si alguien que no conoce el árabe escuchara la cinta podría oír que la palabra ‘Judios’ está al final, y también que habla de algo que hay que hacerle a los Judíos, no de algo hecho por los Judíos “.

Ella insistió: “no, la palabra está al principio”. Yo le dije: “Octavia, simplemente no lo has entendido. Está al final” … Ella no era capaz de diferenciar el uno del dos, quiero decir.

Las palabras de Carmon lograron embaucar a Glen Beck, que dijo:” Esto es increíble para mí… Agradezco todos sus esfuerzos. Aprecio lo que haces en MEMRI, es un trabajo importante”.

Era, en efecto increíble, porque en la defensa de la traducción de MEMRI, Carmon estaba en desacuerdo no sólo con el departamento de la CNN árabe, sino también con todos los libros de gramática árabe. El orden de las palabras en una frase típica árabe no es el mismo que en inglés: el verbo va primero y por lo tanto en una frase en árabe que literalmente dice “Están disparando contra nosotros, los Judíos” significa “Los Judíos nos están disparando”.

He escrito antes de los ajustes de las traducciones de MEMRI. Un ejemplo fué la manipulación del discurso de Osama bin Laden en la víspera de las últimas elecciones presidenciales estadounidenses. Otra fue la entrevista de un periódico egipcio al muftí de Jerusalén. Los traductores de Memri cambiaron la pregunta: “¿Cómo hacer frente a los Judíos que están asediando al-Aqsa y se están asentándose en sus alrededores?” por “¿Qué sientes acerca de los Judíos?” Entonces modificaron ampliamente las palabras del muftí para dar una respuesta antisemita a la nueva pregunta.

Lo curioso de todo esto es que las traducciones de MEMRI suelen ser exactas (aunque es altamente selectivo en lo que elige para traducir y, a menudo saca las cosas de su contexto original). Cuando hay errores, es difícil atribuirlos a la incompetencia o a un lapsus accidental. Como en el caso del programa de TV infantil, que parecía tener una motivación política.

El resultado de esto es la devaluación de todo lo que Memri traduce – bueno y malo por igual. Las organizaciones responsables de prensa no pueden confiar en nada de lo que dice sin comprobar antes sus traducciones con el árabe original.

__________________________________________

Post relacionado; El MEMRI no es de fiar

El MEMRI no es de fiar.

El Instituto de Investigación de Medios de Información en Medio Oriente (MEMRI) que se autoproclama como independiente y no partidista dice tener por objetivo “Cerrar la brecha lingüística entre el Medio Oriente y Occidente” traduciendo y analizando a diferentes idiomas (ruso, ingles, chino, japonés, italiano, francés, alemán castellano etc) lo que dicen los medios de comunicación de la región.

Leído así el proyecto parece interesante y positivo sin embargo entrando un poco más en ello nos damos cuenta de que todas las informaciones que ofrece en MEMRI siguen el mismo patrón; ofrecer las peores noticias aparecidas en los medios árabes e iraníes desechando el resto.

Si entramos un poco más aún, vemos que además las noticias suelen estar sacadas de contexto y a veces incluso hasta mal traducidas. Por ejemplo en una de ellas donde dice “los judíos nos están disparando” el MEMRI traduce “hay que aniquilar a los judíos”.

Llegados a este punto, tal y como vemos aqui, a nadie debería extrañarle que tras esta organización tan “independiente y no partidista” se escondan conocidos ex-miembros del ejercito y el gobierno israeli como Ehud Barak o Yigal Carmon, su fundador, también conocidos neo-cons de la administració Bush como Paul Bremer o John Ashcroft y grandes conocedores del mundo arabe como Jose Maria Aznar.

Que pillos estos del MEMRI.

¿Y qué hay de las traducciones del MEMRI de los medios israelíes?. Al fin y al cabo Israel también es un país de Oriente medio por más que la dejen jugar en la Eurocopa o participar en eurovisión.

No existen traducciones de medios israelíes. Ni uno solo de las docenas de miles de páginas de reportes, ni uno solo de los más de 15.000 minutos de programación televisiva traducida es del hebreo.

Las traducciones selectivas, sacadas de contexto o directamente mal traducidas, cortadas siempre con el mismo patrón corresponden a medios árabes e iraníes. La intención es evidente; criminalizar, presentar única y exclusivamente la peor faceta del mundo árabe particularmente en lo que respecta a su postura hacia Israel. Nada que ver con lo que debería de ser una organización “independiente y no partidista” digna de confianza.

Fuentes:

MEMRI en apuros

The Middle East Media Research Institute (MEMRI) is objective and independent

MEMRI TV desde una prespectiva semiótica. Análisis de un videoclip