Grandes y pequeños “apartheids” de Israel.

Charla pronunciada en la Quinta Conferencia Internacional de Bilín

Jonathan Cook
http://www.jkcook.net

Traducido del inglés por Carlos Sanchis y revisado por Caty R. REBELION.ORG

Los apologistas de Israel tienen la idea de que éste ha sido seleccionado especialmente para ejercer el escrutinio y la crítica. Me gustaría argumentar, sin embargo, que en la mayor parte de las discusiones de Israel, realmente esto se capta muy ligeramente: que muchos rasgos del régimen israelí serían considerados excepcionales o extraordinarios en cualquier otro Estado democrático.

No es sorprendente porque, como voy a argumentar, Israel no es una democracia liberal, ni siquiera «un Estado judío y democrático» como afirman sus partidarios. Es un Estado de apartheid no sólo en los territorios ocupados de Cisjordania y de la Franja de Gaza, sino también dentro del propio Israel. Hoy en los territorios ocupados la naturaleza del apartheid de la dominación israelí es irrefutable –aunque poco mencionada por los políticos o los medios de comunicación occidentales-. Pero dentro del propio Israel en gran parte se vela y se oculta. Hoy mi objetivo es tratar de correr un poco el velo.

Digo «un poco», porque necesitaría mucho más tiempo del que me han asignado para hacer justicia a este asunto. Hay, por ejemplo, unas 30 leyes que explícitamente discriminan entre judíos y no judíos, otra forma de referirse a la quinta parte de la población de Israel que son palestinos y que supuestamente disfrutan de la plena ciudadanía. También hay muchas otras leyes y prácticas administrativas israelíes que conducen a un resultado de segregación étnica incluso aunque no hagan tal discriminación explícita.
Así que en vez de intentar recorrer todos esos aspectos del apartheid israelí, déjenme que me concentre en unos cuantos rasgos reveladores, cuestiones sobre las que he hecho un informe recientemente.

Para seguir leyendo clica aqui

Anuncios

Por qué no hay israelíes en el Estado judío

Un grupo de judíos y árabes está luchando en los tribunales israelíes para que los reconozcan como «israelíes», una nacionalidad que actualmente se les niega, en un caso que las autoridades temen que puede amenazar al país autoproclamado como un Estado judío.

Israel se negó a reconocer la nacionalidad israelí cuando se estableció el país en 1948, haciendo una distinción inusitada entre «ciudadanía» y «nacionalidad». Aun si todos los israelíes están calificados como ciudadanos de Israel, el Estado se define como perteneciente a la «Nación Judía», es decir, no solamente a los 5,6 millones de judíos israelíes sino también a los más de 7 millones de judíos de la diáspora.

Según algunos críticos la situación especial de la nacionalidad judía ha sido una manera de socavar los derechos de ciudadanía de los no judíos en Israel, especialmente para el quinto de la población que es árabe. Alrededor de 30 leyes en Israel privilegian específicamente a los judíos, en especial en las áreas de los derechos de emigración, la naturalización, el acceso a la tierra y el empleo.

(para seguir leyendo el artículo clica aqui)

La mitad de los estudiantes israelíes de enseñanza secundaria se opone a la igualdad de derechos de los árabes

Or Kashti
Haaretz

Casi la mitad de los estudiantes de enseñanza secundaria creen que los árabes israelíes no debe tener los mismos derechos que los judíos de Israel, según el resultado de un nuevo sondeo publicado ayer. La misma encuesta reveló que más de la mitad de los estudiantes denegaría a los árabes el derecho a ser elegidos para la Knesset.

La encuesta, que se dirigió a adolescentes de varios institutos israelíes, también halló que casi la mitad de los que respondieron al cuestionario –el 48 por ciento– dijo que rechazaría las órdenes de evacuar los puestos avanzados y las colonias en los territorios palestinos.

(para seguir leyendo clica aqui)

“Hitler tenia razón” grita descerebrado israeli.

El pasado 25 de diciembre hubo una marcha contra la expulsión de familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah (Jerusalén Este). Los manifestantes, la mayoría pacifistas israelíes fueron increpados por un grupo de descerebrados, israelíes también.

“Hitler tenia razón, sois unos hijos de puta” grita el descerebrado, un judío de origen árabe a los manifestantes que identifica como ashkenazis (judíos de origen europeo). Sencillamente delirante.

Israel y el apartheid

El ministro de defensa israelí Ehud Barak advirtió del peligro que corre su país de caer en el apartheid de seguir la situación igual, seguía la línea de lo expresado ya por el ex -primer ministro israelí Ehud Olmert:

“Si llega el día en que la solución de dos Estados fracasa, y nos vemos obligados a hacer frente a una lucha por la igualdad de derechos al estilo surafricano, el día que eso ocurra el Estado de Israel estará acabado”

…y es que son ya 43 años de ocupación ininterrumpida y la situación no tiene pinta de solucionarse.

Tienen la jeta de hablar en futuro, Israel corre el peligro de caer en el apartheid como si las actuales y pasadas políticas discriminatorias que cualquiera de los gobiernos sionistas ha practicado tanto en Israel como en los territorios ocupados no se asemejaran mas a la de un régimen de apartheid que a la de una democracia respetuosa con los derechos humanos de las personas.

Resulta que las leyes que restringen la libertad de movimiento y confina a los palestinos en determinadas aéreas dependiendo del color de su tarjeta de residencia, la política discriminatoria del Fondo Nacional Judío, la limpieza étnica, las confiscaciones arbitrarias, las licencias y permisos imprescindibles hasta para el asunto más ridículo, o las carreteras solo para judíos por poner unos ejemplos, son más propias de un Estado democrático que de un Estado de apartheid.

“No tiene nada que ver con el apartheid de Sudáfrica, es una cuestión de seguridad y punto”…exactamente lo mismo que decían los afrikáners blancos…ellos también aseguraban estaban al borde de la aniquilación y necesitaban defenderse.

En el año 2002 el arzobispo sudafricano y premio nobel de la paz Desmond Tutu escribió en The Guardian:

“Estoy muy profundamente afligido tras mi visita a Tierra Santa, me recordó mucho a lo que nos paso al pueblo negro de Sudáfrica. He visto la humillación de los palestinos en los puestos de control y el bloqueo de carreteras que nosotros sufríamos cuando jóvenes policías blancos nos impedían movernos”

Uri Weiss nos muestra un ejemplo de cómo el Tribunal Supremo Israelí practica el apartheid.

El recuerdo del Holocausto es un regalo para la propaganda israelí

Gideon Levy

Los peces gordos de Israel atacaron al amanecer en un amplio frente. El presidente en Alemania, el Primer Ministro con un séquito gigante en Polonia, el ministro de Exteriores en Hungría, su viceministro en Eslovaquia, el ministro de Cultura en Francia, el ministro de Información en las Naciones Unidas e incluso Ayoob Kara, diputado del Likud en la Knesset y miembro de la comunidad drusa, en Italia. Todos ellos estuvieron por ahí fuera para hacer floridos discursos sobre el Holocausto.

El miércoles fue el Día Internacional en Recuerdo del Holocausto, y un dispositivo israelí de relaciones públicas se desplegó como no se ha visto en años. El cronometraje del inusual esfuerzo –nunca hubo tantos ministros desplegados por el globo– no es casual: Cuando el mundo dice Goldstone, nosotros decimos Holocausto, como si tratáramos de desdibujar la impronta. Cuando el mundo dice ocupación, nosotros decimos Irán, como si quisiéramos que se olvidaran.

No va a ayudar mucho. El Día Internacional en Recuerdo del Holocausto ha pasado, los discursos pronto se olvidarán y la deprimente realidad de cada día permanecerá. Israel no va emerger pareciendo bueno, ni siquiera tras la campaña de relaciones públicas…

(para seguir leyendo clica aqui)

Una solución sionista al problema árabe-israelí.

Arutz Sheva es considerado como la voz del movimiento colonizador israelí. Decenas de miles de personas viven en los territorios palestinos ocupados, su presencia además de ilegal ha sido considerada por la UE como uno de los mayores problemas para lograr la paz.

Recientemente Arutz Sheva(Israel National News)junto a dos links uno que ofrecía ayuda para evitar la homosexualidad y otra que se preguntaba si los judíos norteamericanos están en peligro aparecía una encuesta realizada a sus lectores en las que se les preguntaba su opinión acerca de la solución al problema árabe-israelí. La opción más popular (53,2% de los votos) fue la transferencia (deportación) de la población palestina a otro país árabe. Un ejemplo más de tolerancia sionista, esta vez entre un grupo de colonos generosamente subvencionados tanto por organismos públicos como privados.